Soy la tercera generación de una empresa familiar fundada en el año 1920 por mi abuelo Aderito Cifuentes Reolid, cuya principal actividad era la venta de artículos todos ellos relacionados con la agricultura, incluido grasas para carruajes y otros aperos de labranza, así como valvulinas.
Con el paso del tiempo y por fallecimiento de mi abuelo, la empresa pasó a mi padre José Cifuentes Naharro "Hijo de Aderito Cifuentes", figurando así como razón social.

Adaptándose a los nuevos tiempos y siempre relacionados con los lubricantes, ejerció de agente mayorista de lubricantes de la antigua Campsa, hasta la liberalización de los mismos, hecho que casi coincidió con la muerte de mi padre; y es en 1982 cuando constituyo con mi nombre la actual sociedad PEDRO CIFUENTES S.A. "PECISA" concediéndome por parte de Repsol la exclusiva de sus lubricantes de las marcas Repsol y Calvo Sotelo para Albacete y su provincia y los de la marca Campsa para Albacete y Cuenca.
En el mismo año amplié nuestra actividad profesional, construyendo con la imagen Campsa, una estación de servicio a dos márgenes situadas en la carretera nacional 430 en punto kilométrico 526,400, donde se pueden adquirir todos los combustibles existentes en el mercado, así como una gran variedad de artículos en las mini tiendas "Campsa-expres", además de restaurante y otros servicios.